1. Magnesio

El magnesio es un mineral necesario para diferentes funciones en el cuerpo. Se utiliza para controlar los niveles de cortisol y de azúcar en la sangre. Además el magnesio relaja el sistema nervioso y ayuda a conciliar el sueño. Mejora la función de la insulina y la hormona tiroides. También es antiinflamatorio y promueve el metabolismo saludable del estrógeno. Por lo tanto, es un tratamiento de primera línea y ofrece resultados rápidos. Normalmente se recomienda el magnesio quelado o glicinato de magnesio.

El magnesio es un importante aliado que:

  • Mejora el estado de ánimo, la energía y la memoria.
  • Ayuda en el manejo y prevención de diferentes patologías hormonales como el SOP.
  • Genera un descanso reparador.
  • Equilibra la secreción de insulina y, por tanto, el manejo de los carbohidratos.
  • Interviene en el manejo de la depresión, la ansiedad y el estrés.
  • Optimiza la formación y el mantenimiento de huesos y dientes sanos.

 

2. Omega-3

La ingesta de ácidos grasos omega-3, en particular los que pertenecen a la cadena larga del ácido eicosapentaenoico (EPA) y del ácido docosahexaenoico, han probado tener un potente efecto en muchas patologías. Estos ácidos grasos se encuentran en pescados (salmón, atún, trucha), nueces, semillas de lino, aceite de canola, aceite de oliva, aguacate…

Entre los beneficios para la salud hormonal encontramos:

  • Disminuye los niveles de testosterona y hormona luteinizante (LH).
  • Previene la aparición de hirsutismo (crecimiento de vello no deseado).
  • Disminuye la resistencia a la insulina.
  • Ayuda a estabilizar el perfil lipídico.
  • Ayuda con la ansiedad y la depresión.
  • Reduce los marcadores de inflamación y desequilibrio oxidativo.

 

3. Vitamina D

Aunque vivimos en el país del sol (España), una gran parte de la población presenta déficit de esta vitamina, que se presenta de dos maneras: colecalciferol y ergocalciferol. Cada uno de estos componentes contribuye a la salud del sistema reproductivo y de la ovulación. La vitamina D fortalece los huesos, el sistema inmunológico, ayuda a la prevención de enfermedades crónicas como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y varios tipos de cáncer. Es necesaria para la absorción de calcio, magnesio y fosfato.

Los alimentos que proporcionan vitamina D incluyen huevos, ostras, salmón, atún, champiñones y lácteos. A nivel hormonal, una cantidad adecuada de vitamina D, nos puede ayudar a:

  • Aumentar la fertilidad al mejorar el desarrollo del folículo ovárico.
  • Regular el ciclo menstrual.
  • Disminuir los niveles de andrógenos.
  • Reducir la hinchazón.
  • Controlar el acné y el hirsutismo.
  • Mejorar el metabolismo (niveles de insulina y lípidos).

 

4. Zinc

El zinc es un mineral indispensable para todos los seres humanos porque ayuda al sistema inmunológico a combatir las bacterias y virus invasores y desempeña un papel importante en la producción de proteínas y ADN, niveles de insulina, cicatrización de heridas y división celular.

Una gran variedad de alimentos contienen zinc, algunos son: ostras, carne de vaca, ciertos tipos de mariscos, como cangrejos y langostas. Entre los beneficios del zinc se encuentran:

  • Control de los síntomas premenstruales.
  • Reducción del hirsutismo.
  • Reducción de los marcadores de la inflamación y del estrés oxidativo.
  • Disminución de la resistencia a la insulina.
  • Apoya a las tiroides en la conversión de T4 a T3.

5. Cúrcuma

La curcumina es el ingrediente activo que se encuentra en la cúrcuma. Es una planta con flores de la familia del jengibre. Es nativa de la India, pero ahora también se cultiva en otras partes de Asia. La curcumina tiene propiedades antiinflamatorias, lo que significa que puede reducir la inflamación en el cuerpo.

A pesar de todo, la curcumina no es fácilmente absorbida por el cuerpo, así que por mucho que la añadamos a la comida, será difícil, en especial si estamos esperando obtener un beneficio de forma más o menos rápida. Para aumentar la absorción, compra un suplemento de cúrcuma que también contenga pimienta.

La cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antivirales, antibacterianas, antimicóticas. Además, actúa como sensibilizador de insulina, ideal para patologías como el síndrome de ovario poliquístico.

 

 

fuente: https://kiarawomen.com/

× ¿Cómo podemos ayudarte?