La endometriosis de la pared abdominal, definida como la implantación de tejido endometrial en la pared abdominal, se desarrolla principalmente después de una cesárea o de operaciones ginecológicas.

La endometriosis de la pared abdominal es un tipo iatrogénico de endometriosis definido como la localización de tejido glandular y estromal endometrial en la pared abdominal, incluida la piel, el músculo recto del abdomen y la vaina del músculo recto. El dolor cíclico, la masa localizada en la pared abdominal y el antecedente de cesárea o procedimientos ginecológicos representan la tríada clásica de la endometriosis de la pared abdominal. La extirpación quirúrgica con márgenes quirúrgicos negativos sigue siendo el tratamiento de referencia, mientras que el tratamiento médico no es eficaz debido al tejido conectivo que rodea la lesión.

Wu et al., de China, publicaron un estudio titulado «Las características clínicas y los resultados quirúrgicos a largo plazo de los diferentes tipos de endometriosis de la pared abdominal» en la revista Archives of Gynecology and Obstetrics.

Los autores intentaron evaluar las características demográficas y clínicas de las pacientes con endometriosis de la pared abdominal, como la presentación clínica, el tamaño y la ubicación del nódulo, la endometriosis pélvica asociada, el tipo de cirugía realizada y la recurrencia. Realizaron este estudio en las pacientes que se habían sometido a una operación para la extirpación quirúrgica de la endometriosis de la pared abdominal y clasificaron a las participantes en tres grupos según la ubicación y la profundidad de las lesiones: tipo I que solo incluye la piel y la capa adiposa, tipo II que también incluye el recto abdominal fascial, tipo III, que incluye todas las capas de la pared abdominal, el músculo y el peritoneo.

Todos los parámetros fueron analizados y comparados entre los tres grupos. Se encontró que la edad más avanzada, la mayor incidencia de cirugía previa de endometriosis de la pared abdominal, el mayor tamaño y la proporción de lesiones múltiples son más comunes en la endometriosis de la pared abdominal tipo III. La colocación de parches en cirugía fue más frecuente en pacientes tipo III. Hubo una correlación directa entre el tamaño de la lesión y la duración de la estancia hospitalaria. La tasa de recurrencia acumulada a los 5 años fue comparable entre los grupos con una incidencia del 3,3 %, y se encontró que la profundidad de la invasión de la lesión estaba directamente relacionada con la recurrencia.

“La resección completa de la lesión es fundamental para prevenir la endometriosis recurrente de la pared abdominal”. agregaron los autores.

Datos relevantes:

  • Un total de 367 pacientes cumplieron con los criterios de elegibilidad, 50 casos (13,62%) fueron tipo I, 208 (56,68%) fueron tipo II y 109 casos (29,7%) fueron tipo III.
  • Todos los pacientes tenían quejas similares que incluían masa en la pared abdominal y dolor.
  • Se encontró una mayor incidencia de cirugía previa de endometriosis de la pared abdominal y mayor tamaño en el grupo Tipo III.
  • La relación de lesiones múltiples fue más frecuente en los pacientes tipo III.
  • Un total de 110 pacientes (43,7%) fueron tratados con malla primaria, en su mayoría en los grupos tipo II y III, siendo más frecuente la colocación del parche en el tipo III.
  • A medida que aumentaba el tamaño de la lesión, la duración de la estancia hospitalaria era significativamente mayor.
    La tasa de recurrencia acumulada a los 5 años fue comparable entre los grupos con una incidencia del 3,3 %.
    Se encontró que la profundidad de invasión de la lesión estaba directamente relacionada con la recurrencia.

fuente de la información y estudio: The clinical features and long-term surgical outcomes of different types of abdominal wall endometriosis – PubMed (nih.gov)