La endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico (SOP) son afecciones ginecológicas que afectan el sistema reproductivo. Pueden causar problemas con la menstruación y la infertilidad. Aunque comparten algunos síntomas, son condiciones separadas con diferentes causas y tratamientos.
Esto es lo que es específico para cada condición y lo que tienen en común.

Diferencias en las causas

Tanto en la endometriosis como en el síndrome de ovario poliquístico, se conoce la causa directa de los síntomas, pero aún se desconoce por qué esos síntomas se desarrollan en algunas mujeres y en otras no. La endometriosis es una condición en la que el tejido que recubre el útero crece en otra parte de la cavidad pélvica. Actualmente no se sabe por qué el tejido crece en esos otros lugares. Hay varias teorías diferentes con respecto a las causas de la endometriosis. En la metaplasia, los tejidos del cuerpo cambian de un tipo a otro. Esto puede ocurrir antes del nacimiento, en un embrión, o puede ocurrir más adelante en la vida. Los tejidos normales que recubren la cavidad pélvica se transformarían en tejido endometrial. Una teoría similar es la teoría de la inducción: cuando las hormonas u otras respuestas inmunitarias hacen que las células del abdomen se transformen en células endometriales. Una tercera teoría es la teoría del transporte celular. Las células endometriales viajan desde el útero a través de la sangre o el tejido linfático y se implantan en la cavidad pélvica. Es al menos parcialmente hereditario. Las mujeres con endometriosis tienen más probabilidades de tener hijas con la afección. El síndrome de ovario poliquístico es una condición hormonal en la cual el cuerpo produce cantidades excesivas de una hormona llamada andrógeno. El SOP a menudo va acompañado de resistencia a la insulina, en la que el cuerpo no puede usar la insulina que produce para descomponer los azúcares y regular el azúcar en la sangre. La resistencia a la insulina puede conducir al aumento de peso. Otra hormona, la progesterona, es deficiente y provoca períodos irregulares. Se cree que la genética juega un papel en si las mujeres desarrollan PCOS. Aunque la obesidad o el sobrepeso pueden ser una característica de las mujeres con SOP, no deben considerarse como un factor. Puede ser un signo o resultado de PCOS.

Diferencias en los síntomas

Tanto la endometriosis como el síndrome de ovario poliquístico causan irregularidades en el ciclo menstrual. Un miembro de MyEndometriosisTeam escribió: «Tengo endo y SOP, así que a veces no sé qué hacer o qué está causando qué síntomas». Ambos pueden causar períodos abundantes. Más allá de eso, hay varias diferencias.

Hay varios síntomas comunes de la endometriosis. El más común es el dolor pélvico, especialmente durante el ciclo menstrual. Esto puede deberse directamente a períodos dolorosos (dismenorrea) o puede ser por separado. El dolor de espalda o dolor en la parte inferior del abdomen puede ocurrir durante la menstruación o la ovulación. También puede tener dolor al orinar o al defecar. También pueden producirse otros problemas gastrointestinales, como náuseas, estreñimiento o diarrea. Puede haber dolor durante las relaciones sexuales, que generalmente se siente en lo más profundo del cuerpo y no en la entrada de la vagina.

El síntoma principal del síndrome de ovario poliquístico son los períodos irregulares. Cantidades excesivas de andrógenos pueden producir ciertos signos físicos, como crecimiento excesivo de vello facial y corporal, calvicie de patrón masculino y casos graves de acné.

Infertilidad en Endometriosis y PCOS

La endometriosis es una de las causas más comunes de infertilidad. Un estudio realizado por la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva encontró que al menos el 25 por ciento y hasta el 50 por ciento de todas las mujeres que reportaron infertilidad fueron posteriormente diagnosticadas con endometriosis.

La infertilidad es la complicación más común del SOP. Los desequilibrios hormonales pueden provocar el cese de la ovulación y, si una mujer ya no ovula, no puede quedar embarazada.

Complicaciones de la endometriosis

Otras complicaciones de la endometriosis están menos definidas. Hay una mayor tasa de cáncer de ovario en mujeres con endometriosis, pero el cáncer de ovario sigue siendo raro incluso en estas mujeres. Un cáncer extremadamente raro, el adenocarcinoma asociado a la endometriosis, se desarrolla ocasionalmente en mujeres que han tenido endometriosis durante algún tiempo.

Otras complicaciones del SOP

La resistencia a la insulina es común en el síndrome de ovario poliquístico y eventualmente puede provocar diabetes tipo 2. Las mujeres con SOP también tienen más probabilidades de desarrollar diabetes gestacional. Otras complicaciones con SOP incluyen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, presión arterial alta y apnea del sueño. Si las mujeres con SOP desarrollan un engrosamiento del revestimiento del útero (endometrio) llamado hiperplasia endometrial, tienen un mayor riesgo de cáncer de endometrio.

Diferencias en el diagnóstico

La tecnología de ultrasonido puede ayudar a diagnosticar tanto la endometriosis como el síndrome de ovario poliquístico, pero no es una herramienta de diagnóstico definitiva para ninguna de las dos afecciones.
A menos que haya tejido endometrial visible en la vagina, solo hay una forma de diagnosticar la endometriosis: la cirugía laparoscópica (cirugía para explorar el contenido del abdomen). Sin embargo ya existe una tecnología llamada MAPEO para endometriosis que permite un diagnostico eficaz hasta del 90% sin necesidad de ir a quirófano. La ecografía se puede usar para ver si hay endometriomas (quistes asociados con la endometriosis), pero no puede diagnosticar la endometriosis  superficial o profunda e infiltrativa.
No hay pruebas que puedan decir definitivamente si alguien tiene PCOS. Un examen físico es el primer paso para obtener un diagnóstico. Su médico observará si tiene alguno de los síntomas comunes del síndrome de ovario poliquístico. Los análisis de sangre se utilizan para verificar la resistencia a la insulina, los niveles hormonales, el colesterol alto y los triglicéridos. Se utiliza una ecografía para buscar quistes en los ovarios y cualquier signo de hiperplasia endometrial.
 

Diferencias en los tratamientos

Tanto la endometriosis como el SOP no tienen cura. El tratamiento de la endometriosis generalmente se basa en los síntomas y el tratamiento del SOP se basa principalmente en los síntomas. Si una mujer no tiene síntomas que le causen dolor u otras dificultades, se utiliza la conducta expectante. Esto significa que la condición se monitorea periódicamente para ver si progresa. La endometriosis y el SOP se pueden tratar con medicamentos hormonales. Vale añadir que la Asociación Colombiana de Endometriosis, promueve el abordaje integrativo de la enfermedad que incluye una alimentación antiinflamatoria, estilo de vida saludable y el uso de otras herramientas terapéuticas alternativas para controlar los sintomas y el dolor.
Debido a que el síntoma principal de la endometriosis es el dolor pélvico, las primeras líneas de tratamiento incluyen el alivio del dolor. Se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). La fisioterapia se puede utilizar para fortalecer los músculos pélvicos. Los antidepresivos tricíclicos se utilizan para modificar la percepción del dolor y se pueden aplicar unidades de estimuladores nerviosos eléctricos transcutáneos (TENS) en el área afectada. Envían impulsos eléctricos para bloquear el dolor o producen endorfinas para combatir el dolor.
La endometriosis también se puede tratar a través de métodos hormonales. Debido a que el tejido endometrial crece cuando se expone al estrógeno, los métodos que bloquean la producción de estrógeno pueden reducir los síntomas. Estos van desde anticonceptivos hormonales hasta medicamentos basados ​​en testosterona.
La cirugía es una opción para tratar la endometriosis si los tratamientos anteriores no son suficientes. Esto puede variar desde la ablación o eliminación de depósitos de tejido endometrial hasta la eliminación de los ovarios (ooforectomía) y/o el útero (histerectomía). Un miembro mencionó la cirugía como el único tratamiento real que encontró para su condición. “Para mí, dos cirugías de escisión fueron el comienzo de una verdadera curación”.
PCOS tiene una variedad de tratamientos que difieren de la endometriosis. Por lo general, se recomiendan cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso, para aliviar los síntomas. Para aliviar los síntomas hormonales, se prescriben píldoras anticonceptivas combinadas y terapia de progestina para regular el ciclo menstrual. La metformina, un fármaco utilizado para la diabetes tipo 2, se prescribe para reducir la resistencia a la insulina.

¿Es posible tener endometriosis y SOP?

Es posible tener endometriosis y PCOS. No hay mucha investigación sobre el tema, pero un estudio de 2014 encontró que el 12 por ciento de las mujeres con SOP también tenían endometriosis. Debido a que se cree que entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres tienen uno u otro, existe potencialmente más superposición de la que se conoce actualmente.


Siempre te recomendaremos hacer parte de una red de apoyo, recibir información, mantenerse actualizada y acompañada. Si estás diagnosticada con endometriosis o SOP te invitamos a inscribirte en la Asociación Colombiana de Endometriosis e infertilidad y ser parte de nuestra comunidad.  

fuente: Peter J. Chen, M.D. Annie Keller