Un estudio de revisión revela que solo dos de los muchos factores de riesgo ambientales sugeridos pueden ser factores de riesgo potenciales para la endometriosis

La identificación correcta de los factores de riesgo ambientales para la endometriosis es crucial para definir a las pacientes con mayor riesgo de padecer la enfermedad. Al tener el conocimiento, los programas de detección evalúan mejor a los pacientes de manera preclínica. La endometriosis es una enfermedad compleja con factores genéticos y ambientales en su patogenia poco conocida. Aunque muchos estudios epidemiológicos en la literatura han propuesto varios factores de riesgo, persiste la falta de un claro establecimiento y modificación de estos potenciales factores de riesgo.

Los doctores Zhang y Ma de Shenyang, China, realizaron una revisión general en la que analizaron todas las revisiones sistemáticas y metanálisis sobre la asociación entre los factores de riesgo ambientales y la endometriosis y trataron de evaluar la metodología y la evidencia que proporcionaron los estudios. La revisión se publicó en la edición de octubre de 2021 de la revista Frontiers in Medicine.
Después de seleccionar cuidadosamente las publicaciones, se evaluaron los tamaños del efecto resumido y la heterogeneidad del estudio, los intervalos de predicción, los efectos de los estudios pequeños, el sesgo de exceso de significación y la calidad metodológica. Las asociaciones con resultados estadísticamente significativos se calificaron luego como asociaciones convincentes, altamente sugestivas, sugestivas, de evidencia débil o no significativas.
Se seleccionaron para revisión un total de 12 artículos con 40 metanálisis que se publicaron entre 2012 y 2020.
Había 40 factores de riesgo ambientales asociados con la endometriosis basados ​​en datos de alrededor de 140.000 casos y una población de 5 millones. Había una amplia gama de factores de riesgo ambientales, como los relacionados con el estilo de vida, los factores reproductivos, los factores de la vida temprana y otros, incluidos los niveles de vitamina D, el índice de masa corporal, la exposición a sustancias químicas disruptoras endocrinas, los metabolitos de ftalatos y la raza/etnicidad.
Cuando se calificó la evidencia, no se encontró asociación en términos de evidencia convincente y altamente sugerente. Sin embargo, las asociaciones de dos factores de riesgo se encontraron como evidencia sugestiva de endometriosis, a saber, cualquier ingesta de alcohol y exposición a sustancias químicas disruptoras endocrinas, lo que indicó una asociación fuerte, significativa y positiva con la endometriosis. Los estudios demostraron que el consumo de alcohol tenía efectos sobre el estrés oxidativo y los trastornos hormonales. Se demostró que las sustancias químicas disruptivas endocrinas tienen efectos sobre la señalización del RE.
Ingesta moderada/regular de alcohol, duración del ciclo menstrual, parto prematuro, bajo peso al nacer, exposición a dietilestilbestrol en el útero, patrón de alimentación, niveles de vitamina D, índice de masa corporal, bifenilos policlorados, pesticidas organoclorados, ésteres de ftalatos, El ftalato de (2-etil-5-hidroxihexilo) y la raza/etnicidad se encontraban entre los 15 factores de riesgo que presentaron evidencia débil. Los autores afirmaron que esto podría deberse a la alta heterogeneidad y al efecto de estudio pequeño/sesgo significativo excesivo, y se necesita más investigación para demostrar mejor estos resultados.
Desde la Asociación Colombiana de endometriosis e Infertilidad durante años hemos promovido la alimentación antiinflamatoria y consciente y un estilo de vida saludable como recursos efectivos en el abordaje integrativo de la Endometriosis y otras patologías femeninas, también hemos hablado de los disruptores endocrino y como afectan nuestro equilibrio hormonal,  aumentando en muchos casos los sintomas asociados a la endometriosis como sangrado abundante, dolor menstrual fuerte, menstruaciones prolongadas e irregularidades menstruales, nuestra sugerencia se ratifica con este estudio publicado recientemente y por ello les recordamos:

1) Reducir o eliminar el consumo de bebidas alcoholicas:




2) En general revisar en las etiquetas de tus productos que no contengan todos estos ingredientes:

 

Parabenos en cualquiera de sus formas: fenil, bencil, pentilparaben, metil, etil, butil y  propil.

El envase del cosmético, procura que no esté plásticos como el PVC, se presenta con un 3 dentro del triángulo del reciclado. Alquilfenoles, como el nonyphenol o nonoxynol (Este último frecuente en espermicidas para óvulos vaginales, condones, lubricantes vaginales..) Glicol éter fenoxyetanol, tóxico para la reproducción.

Filtros UV basados en benzofenonas, canfenos y oxicinamatos (benzophenone, oxybenzone, ethylhexyl methoxyxinnamate…), Resorcinol (presente en los tintes de cabello, champús, y algunos para acné y eccema) ,Triclosán (pastas de dientes y jabones)

Siliconas, presentes en practicamente todos los productos de belleza, higiene…Dimetil ftalato (repelentes de insectos).

 

Que cambios puedes ir haciendo?

Usa shampoo, desodorante y otros productos de aseo personal libres de sales y parabenos,  no consumas productos enlatados, embutidos o en conserva, alimentos ultra procesados,  revisa que los productos cosméticos de uso diario tengan mas ingredientes naturales que químicos y sobre todo, presta atención a los dispositivos para gestionar tu menstruación, procura que sean ecológicos, sostenibles y saludables como la copa menstrual, las toallas de tela reutilizables o los calzones menstruales, todos ellos los consigues en nuestra tienda virtual.

 

 

fuente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34760897/ Asociación Colombiana de Endometriosis e infertilidad