Demasiado estrógeno puede causar menstruaciones abundantes, dolor en los senos, fibromas e irritabilidad premenstrual. También puede inhibir la función tiroidea y aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos del útero que a menudo aparecen durante los años fértiles. También llamados leiomiomas o miomas, los fibromas uterinos. Los fibromas varían en tamaño: desde plántulas indetectables para el ojo humano hasta masas voluminosas que pueden distorsionar y agrandar el útero. Puedes tener un solo fibroma o varios. En casos extremos, los múltiples fibromas pueden expandir tanto el útero que este llega a la caja torácica y puede añadir peso. Síntomas
Muchas mujeres que tienen fibromas no tienen ningún síntoma. En las que sí tienen, los síntomas pueden verse influenciados por la ubicación, el tamaño y número de fibromas.

En las mujeres que tienen síntomas, los signos y síntomas más comunes de los fibromas uterinos incluyen:

Sangrado menstrual abundante
Períodos menstruales que duran más de una semana
Presión o dolor pélvico
Necesidad de orinar a menudo
Dificultad para vaciar la vejiga
Estreñimiento
Dolor de espalda o de piernas Visita a tu médico si presentas lo siguiente:

Dolor pélvico que no va
Períodos demasiado abundantes, prolongados o dolorosos
Manchado o sangrado entre periodos menstruales
Dificultad para vaciar la vejiga
Recuento bajo e inexplicable de glóbulos rojos (anemia).

Causas

Los médicos no conocen la causa de los fibromas uterinos, pero la investigación y la experiencia clínica apuntan a estos factores:

  • Cambios genéticos. Las bases genéticas de los fibromas uterinos:Las aberraciones citogenéticas que involucran a los cromosomas 6, 7, 12 y 14 constituyen las principales anomalías cromosómicas observadas en los leiomiomas. Esto ha llevado al descubrimiento de que las alteraciones o desregulaciones de los genes HMGIC y HMGIY contribuyen al desarrollo de estos tumores. Genes como RAD51L1 actúan como compañeros de translocación a HMGIC y conducen a la alteración de la estructura genética que conduce a la patogénesis de los fibromas uterinos.
  • Hormonas. El estrógeno y la progesterona, dos hormonas que estimulan el desarrollo del revestimiento uterino durante cada ciclo menstrual como una preparación para el embarazo, parecen estimular el crecimiento de los fibromas.Los miomas contienen más receptores de estrógeno y progesterona que las células musculares uterinas normales y tienden a encogerse después de la menopausia debido a que la producción de hormonas disminuye.
  • Otros factores de crecimiento. Las sustancias que ayudan al cuerpo a mantener los tejidos, como el factor de crecimiento similar a la insulina, pueden afectar el crecimiento de los fibromas.
  • Matriz extracelular. La matriz extracelular es el material que hace que las células se peguen, como el mortero entre ladrillos. La matriz extracelular aumenta en los fibromas y los hace fibrosos. La matriz extracelular también almacena los factores de crecimiento y causa cambios biológicos en las propias células.

Factores de riesgo

Existen pocos factores de riesgo conocidos para los fibromas uterinos, aparte de ser una mujer en edad reproductiva. Los factores que pueden tener incidir en el desarrollo de los fibromas incluyen los siguientes:

  • Raza. Aunque los fibromas pueden afectar a cualquier mujer en edad reproductiva, las mujeres de raza negra tienen más probabilidades de tener fibromas que las mujeres de otros grupos raciales. Además, las mujeres de raza negra tienen fibromas a edades más tempranas, y también es probable que tengan más cantidad de fibromas o que estos sean más grandes, y que los síntomas sean más graves.
  • Factor hereditario. Si tu madre o hermana tuvieron fibromas, corres mayor riesgo de padecerlos.
  • Otros factores. El inicio de la menstruación a una edad temprana; la obesidad; una deficiencia de vitamina D; tener una dieta más alta en carnes rojas y más baja en vegetales, frutas y lácteos; y beber alcohol, incluida la cerveza, parecen aumentar el riesgo de presentar fibromas.

Tratamientos

Los tratamientos médicos comunes para los fibromas incluyen:

  • Medicina para el dolor. Los medicamentos de venta libre o con receta a menudo se usan para el dolor leve u ocasional de los fibromas.
  • Píldoras anticonceptivas u otros tipos de anticonceptivos hormonales. Estos medicamentos ayudan a controlar el sangrado abundante y los períodos dolorosos. Sin embargo, esta terapia a veces puede hacer que los fibromas crezcan.
  • Dispositivo intrauterino (DIU) liberador de progestina. El DIU hormonal, también llamado anticoncepción intrauterina (AIU), reduce el sangrado abundante y doloroso, pero no trata los fibromas en sí. No es recomendable para mujeres que tienen fibromas muy grandes que pueden bloquear la cavidad uterina.
  • Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRHa). Estos medicamentos impiden que el cuerpo produzca las hormonas responsables de la ovulación y el período en las mujeres. Los medicamentos también reducen el tamaño de los fibromas. Debido a que este tratamiento puede causar efectos secundarios que imitan los síntomas de la menopausia (como bochornos, sudores nocturnos y sequedad vaginal) y la pérdida ósea (que debilita los huesos), no se recomienda su uso prolongado. Generalmente, estos medicamentos se usan por poco tiempo para reducir el tamaño de los fibromas antes de una cirugía o para tratar la anemia. Si necesita tomar este tratamiento por mucho tiempo, el médico puede recetarle diferentes medicamentos para recuperar las hormonas que estaban bloqueadas.
  • Agentes antihormonales o moduladores hormonales (como los moduladores selectivos de receptores de progesterona). Estos medicamentos, que incluyen el acetato de ulipristal, la mifepristona y el letrozol, pueden retrasar o detener el crecimiento de fibromas, reducir el sangrado y mejorar los síntomas.

Histerectomía

Durante una histerectomía, se puede extirpar todo el útero o solo una parte.

Hay varias formas de realizar una histerectomía

  • Histerectomía abdominal. El cirujano extirpa el útero a través de un corte en el abdomen. Esta incisión puede ser similar a la que se realiza durante una cesárea. Este tipo de histerectomía requiere una hospitalización más prolongada y un tiempo de recuperación más prolongado que otros tipos de histerectomías.1 No se requiere la extirpación de los ovarios para el tratamiento de los síntomas de fibromas. Del mismo modo, algunas mujeres pueden desear preservar el cuello uterino si no hay antecedentes de pruebas de Papanicolaou anormales.
  • Histerectomía vaginal. En lugar de hacer un corte en el abdomen, el cirujano extirpa el útero a través de la vagina. Este método es menos invasivo que una histerectomía abdominal, por lo que el tiempo de recuperación suele ser más corto (de 3 a 4 semanas). La histerectomía vaginal puede no ser una opción viable si sus fibromas son muy grandes.
  • Histerectomía laparoscópica. Los métodos mínimamente invasivos incluyen histerectomía laparoscópica, histerectomía vaginal asistida por laparoscopia e histerectomía laparoscópica asistida por robot. No todos los casos de fibromas uterinos pueden tratarse con tales métodos, pero estos métodos pueden reducir el tiempo de recuperación posoperatoria.
  • Histerectomía robótica. La histerectomía robótica se está volviendo más común. Desde una consola ubicada cerca del paciente, el cirujano guía un brazo robótico para realizar una cirugía laparoscópica. Al igual que en las miomectomías laparoscópicas, esta técnica requiere solo pequeñas incisiones en el útero y el abdomen. Como resultado, la recuperación puede ser más corta (de 3 a 4 semanas) que con procedimientos más invasivos. Se necesita más investigación para comprender cómo (y qué tan bien) funcionan estos procedimientos y comparar los resultados con los de otros tratamientos quirúrgicos establecidos.

Otros tratamientos convencionales:

  • La ablación endometrial destruye el revestimiento del útero. Se usa para tratar pequeños fibromas dentro del útero. Las ablaciones se pueden realizar de varias maneras, incluido el uso de corrientes eléctricas, el uso de energía de microondas y mediante congelación.
  • La embolización de la arteria uterina, o EAU, también se llama embolización de fibromas uterinos (UFE).En este procedimiento, el médico hace un pequeño corte en el área de la ingle, inserta un tubo (llamado catéter) en el vaso sanguíneo grande y desliza el tubo hasta que llega a las arterias que suministran sangre al útero. Luego, él o ella inyecta pequeñas partículas de plástico o gel a través del tubo hacia las arterias. Las partículas bloquean el flujo de sangre a los fibromas, por lo que, finalmente, estos se encogen y pueden aliviar los síntomas.
  • ultrasonido focalizado guiado por resonancia magnetica: Este tratamiento destruye los fibromas mediante el uso de ultrasonido de alta intensidad. El proveedor de atención médica usa un escáner de resonancia magnética para ver los fibromas y luego dirige ondas de ultrasonido enfocadas a través de la piel para destruir los fibromas.
  • La miomectomía es un procedimiento quirúrgico que elimina solo los fibromas y deja intactas las áreas sanas del útero. Puede preservar la capacidad de quedar embarazada.

 

TRATAMIENTOS NATURALES DESDE LA GINECOLOGIA NATURAL Y NATUROPATIA

Mira el video en este link: https://www.instagram.com/tv/CNaXA9hJZlo/?utm_source=ig_web_copy_link

 

imagen fibromas: https://espanol.nichd.nih.gov/

fuente : Mayo clinic, Lara Briden, https://espanol.nichd.nih.gov/

× ¿Cómo podemos ayudarte?